Rechercher
  • mogwayk

Leyendas del cuélebre 4

Mis à jour : janv. 28

Se cuenta que en cabo de San Llorienzo (concejo de Xixón) vivía un cuélebre en una cueva de los acantilados.



Cuando tenía hambre salía y atacaba las embarcaciones de los pobres pescadores, provocando hundimientos y muertos.

Hartos e indefensos, decidieron acudir a, Llorienzo, un ermitaño que vivía en Picu'l Sol. Siendo este un hombre santo, pensaron que él podría acabar con el monstruo.

El hombre aceptó a cambio de que los pescadores lo alimentasen el resto de su vida.

Como los pobres aldeanos no veían otra alternativa, accedieron. Entonces Llorienzo pidió que se le entregase una moza de quince años, hija de madre soltera. Luego, acompañado de la muchacha, se dirigió a la entrada de la cueva del cuélebre. Cuando este salió con intención de devorarlos, el ermitaño desató la faja que ceñía la joven a la cintura y se la lanzó a la cara a la bestia. El objeto tuvo como sorprendente efecto amansarlo, lo que permitió a Llorienzo entrar en la cueva y coger el laurel de oro que guardaba el monstruo. Entonces lo lanzó al mar y, al ver el cuélebre aquello, el también se tiró detrás, ahogándose en las aguas.

Fue así como los pescadores se libraron del molesto cuélebre de Xixón, que Llorienzo se instaló en la cueva y alcanzó la santidad.

Así, hoy en día, encima de la cueva existe una capilla dedicada a san Llorienzo.



Lee la siguiente leyenda ->

32 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout
 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Diego Pérez Martínez. Creado con Wix.com