Rechercher
  • mogwayk

Leyendas del cuélebre 3

Mis à jour : janv. 28

Cierto pueblo del norte de España sufría el acoso de un cuélebre. Para que no volviese a salir de la cueva y dejase de causar tanto mal, se acordó que cada día se le ofrecería una persona al azar. De esta forma, cada vez que se oía a la bestia bufar, se elegía un vecino, se le ataba y se le dejaba a la entrada de la gruta.

Así pasaron los meses hasta que el caprichoso azar quiso que fuese la muchacha más guapa del pueblo la elegida. Hubo una gran algarabía y no todos estuvieron de acuerdo en entregarla al cuélebre, sobre todo aquellos que la pretendían. Pero al final no hubo remedio y hubo que llevarla a la cueva.

Allí esperaban todos los vecinos ver el triste sacrificio cuando un jinete, que pasaba por allí por casualidad, se detuvo al ver a aquella joven tan hermosa atada a la entrada de una gruta.

-¿Qué es lo que pasa aquí? ¿Por qué se ha atado a esta doncella? - preguntó a las gentes del lugar.

Y cuando éstos le contaron lo que pasaba, desenvainó la espada y dijo:

-Dejad que salga el dragón que yo le daré muerte.

Entonces el cuélebre asomó la cabeza y el caballero, haciendo pifiar su caballo, se lanzó contra él golpeándolo con fuerza. Pero ningún daño le hizo. Volvió cargar, pero de nuevo no logró herirlo. Aún lo volvió a intentar varias veces más, pero la piel del dragón es demasiado dura incluso para el acero y el muchacho comenzaba a agotarse.



-¡Es invencible esta criatura venida del infierno! - exclamó.

Pero, entonces, una voz celestial dijo:

-Dale debajo de la barbilla.

Y el caballero, sin pensarlo dos veces, volvió a la carga y clavó su espada allí donde la voz le había dicho, la mano guiada como por una fuerza invisible.

Así murió el cuélebre y aunque los lugareños llegaron a ofrecerle incluso a la muchacha, el joven rechazó todo ofrecimiento y se marchó sin más, alegre por haber ayudado.

Pero las gentes del lugar, agradecidos por su ayuda, dieron al valle el nombre de aquel gentil caballero y a partir de aquel día se le conoció como el Valle de San Jorge. En la iglesia aún se puede ver la escena del hombre luchando contra el cuélebre.



Seguramente todos lo habéis pensado, pero esta leyenda parece tratarse de un préstamo de la famosa leyenda de San Jorge y el dragón.



Lee la siguiente leyenda ->

32 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout
 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Diego Pérez Martínez. Creado con Wix.com