La enciclopedia de Válorix

La novela de aventuras y fantasía de El libro del búho recoge numerosos elementos de la mitología española. Criaturas fantásticas, leyendas, magia... Asómate al fabuloso mundo de El libro del búho.

 

San Cipriano del Valle

San Cipriano del Valle es una pequeña aldea situada en lo más profundo de la región de los Ancares (noroeste de España).

Cuenta con poco más de veinte habitantes, la mayoría de ellos jubilados, pero posee una arquitectura y entorno natural de una gran belleza.

Es el escenario principal en el que se desarrollan los acontecimientos de El libro del búho y de todas las novelas que le seguirán.

¿Lugar real, inventado? Os dejo que lo descubráis en:

Mapa de San Cipriano del Valle
 

El dragón

Cuélebre, culuebro, culebrón, sierpe

El dragón es una de las criaturas fantásticas más conocidas y no podía faltar en la novela de fantasía de El libro del búho. Pero en él hará su aparición tal y como se describe en la mitología española.

El término dragón tiene su origen en el griego drákōn, δράκων, palabra que se usaba para referirse tanto a las serpientes comunes como a aquellas con características extraordinarias.
Desde la Edad Media, el imaginario colectivo ha fijado la forma del dragón en un gran lagarto alado, de cuatro patas y que escupe fuego. Sin embargo, en épocas más tempranas, en Occidente y Oriente Medio, el término solía hacer referencia a un ser reptiliano, con alas y que escupe fuego.
El dragón es, según la tradición del reino subterráneo de Kilion, la forma que toma una ninfa cuando la antigua maldición lanzada por el duende traidor Enerim es despertada usando alguno de los peines dorados que se encuentran repartidos por todo el mundo.
Una vez la transformación se ha completado, la personalidad de la ninfa queda adormecida y es reemplazada por una más animal y brutal que busca tan solo el placer propio a través del alimento y del oro.
Aunque el dragón se convierte en un esclavo de quien despierte la maldición, este, siempre sometido a sus instintos más primarios, puede llegar a romper su vínculo de sumisión con el mago detentor del peine si no es lo bastante fuerte. Podría incluso rebelarse contra él y arrebatarle el peine mágico, quedando fuera de todo control.

El dragón de El libro del búho
 
 

El elfo

Duende, trasgo, diaño, diablo

El libro del búho. El duende

En la novela de fantasía de El libro del búho conviven con los hombres unos seres que todos conocemos como elfos. Sin embargo, en libro no se les mencionará como tal, sino de la forma en que se les conoce en mitología española: el duende.

Se conoce como duende a una criatura fantástica que no muere por vejez y posee un dominio natural de los poderes mágicos. Bajo este término se conoce a todos aquellos seres que, viviendo bajo tierra o en la superficie, comparten estos atributos. En la práctica, sin embargo, su uso se reduce, casi exclusivamente, a los habitantes del reino subterráneo de Kilion.
El término con el que se designan en su propia lengua es «undari», que significa «inmortal», aunque en ocasiones se hacen llamar «erendule», cuyo significado sería «el pueblo oculto» o «de la tierra oculta».
Su aspecto externo y su poder mágico varían en función del lugar que habitan, a la generación a la que pertenecen y al número de hermanos que tengan. Esto es así porque su poder deriva de sus ancestros, repartiéndose entre cada descendiente de cada generación, así como de la tierra que ocupan. En general, cuantas más generaciones han pasado desde los primeros nacidos, más pequeños son de tamaño, presentan un aspecto más deteriorado y su poder es menor. Esto, sin embargo, puede ser compensado si habitan algún lugar que les sea favorable en función de su propia naturaleza.
Cabe destacar, por último, la capacidad de cambiar de forma que tienen las dos primeras generaciones. Esta capacidad se perdió en las generaciones siguientes por la elevada demanda de energía mágica del proceso de transformación. Es por eso por lo que los duendes se hicieron fabricar disfraces mágicos que les permitía recuperar esta habilidad perdida.

 

La ninfa

Xana, anjana

Es un tipo muy particular de undarikiana cuyo elemento de poder es el agua. Suelen habitar solas en fuentes y pequeños lagos alejados de las poblaciones humanas, aunque también, en algunos casos, pueden encontrarse grupos de ninfas en ríos y grandes lagos. De entre ellas, las doncellas del río Rin son las más conocidas.
Dentro del agua suelen guardar siempre una forma animal (un pez, una rana, un tritón…), pero fuera de este elemento retoman su aspecto original: el de una mujer joven y hermosa.
Sin embargo, tienen la desgracia de haber sufrido la más poderosa de las maldiciones de Enerim, quien usó la gran vanidad de la que estas adolecen para transformarlas en dragones sedientos de oro. En este evento está el origen de estas criaturas reptilianas.

El libro del búho. La ninfa